fbpx

Es triste que, en plena globalización, todavía existan tantas faltas de educación y respeto hacia personas que, por tener un color de piel diferente, por procedencia, por características externas o, incluso, por pobreza, son sistemáticamente menospreciadas e insultadas (como poco).

En muchas ocasiones, las xenofobias y el racismo se transfieren a los más pequeños que, por imitación, intercambian faltas de respeto con sus compañeros de colegio. La agresividad que expresan suele ser el reflejo de lo que ven y escuchan en casa donde ya existe ese rechazo. Estos comportamientos suelen ser fruto de una educación errónea que se transmite de progenitores a hijos, antes que del colegio.

Desde la polémica muerte de George Floyd en Estados Unidos, se ha puesto el foco informativo en las protestas contra el racismo y estas se han extendido desde Estados Unidos al resto del mundo, entre ellos España. El movimiento Black Lives Matter está removiendo conciencias a nivel mundial y son ya miles las voces que se han alzado contra la segregación.

 

 

¿Cómo podemos cambiar esta situación?

 

Como sociedad debemos seguir trabajando para acabar con esta lacra, ser valientes, aplicar medidas disciplinarias y punitivas para aquellos que hagan cualquier afrenta contra la dignidad humana y denunciar cualquier situación que se produzca.

Tal vez debemos castigar más severamente el racismo y la xenofobia con multas, como las que nos aplica Tráfico cuando no llevamos el cinturón de seguridad o los expedientes que les abren a los clubes de fútbol por apoyar a grupos ultra de hinchas.

Parecen iniciativas obvias, pero tanto las instituciones, como nosotros, la sociedad, debemos unirnos y construir un futuro próspero para el mundo futuro, con menos violencia y mayor empatía para nuestros hijos.

 

En GLC Abogados ¡queremos ayudarte!

Nuestro equipo de expertos presentará tu solicitud en tiempo récord. Mándanos un correo, haznos una llamada o mándanos un WhatsApp de contacto y nosotros te llamamos. La primera consulta es gratuita.